Victoria frente a Patronato

Victoria frente a Patronato

Racing esta vez tuvo la eficacia como mayor virtud, aprovechó las situaciones favorables y le ganó 3-2 a Patronato en Paraná para afirmarse en lo más alto de la Zona 1 de la Copa de la LPF. A tres fechas del cierre de la primera fase del torneo, quedó a tiro de clasificación de los cuartos de final.

«Fue un partido raro, difícil de analizar», fue la sincera declaración de Fernando Gago en conferencia de prensa. Y tiene razón el DT de Racing en tanto la rareza, objetivamente, radicó en que Racing -esta vez- dio fundamento al 3-2 conseguido ante Patronato en su eficacia. Rápido se dieron cuenta los protagonistas, con amplia rotación en la formación (hubo seis ingresos de futbolistas que vienen acumulando menos minutos), que el césped del campo y la marca en línea de la defensa local invitaban al lanzamiento largo antes que al circulación con pase encadenado, un signo que ya distingue a Racing.

Haberse adaptado a circunstancias diferentes a las frecuentes fue una virtud que a Racing le dio rédito. Porque sacó ventaja del exquisito pie de Nery Domínguez para el pase a distancia con precisión exacta. Dos veces ubicó a Javier Correa lanzado, en provecho de la retaguardia de Patronato ubicada sin escalonamiento, y dos veces el punta definió con notable calidad, por arriba del arquero. Los goles calcados en el inicio de cada tiempo dejaron registro de que Racing toca varias cuerdas. Porque también se acomodó a la propuesta de segunda pelota que Patronato usó como recurso de ataque. Entonces, Gago tocó el esquema y, en el segundo tiempo, armó defensa de tres y reforzó la zona de volantes con la subida de los laterales. La eficacia de la Academia para sacar renta de sus ataques le dio una tranquilidad que se extendió hasta el tiempo de prórroga, un momento en que el partido reforzó su carácter peculiar.

La salida de Matías Rojas, acalambrado y con las cinco modificaciones ya realizadas, precedió al descuento de Patronato a los 48 minutos gracias a un remate de Rodríguez al recoger una pelota con que Edwin Cardona quiso armar una salida desde la línea de fondo. Y en el tiempo restante, la expulsión de Lucas Orban -improcedente, porque hubo una falta previa de Gudiño, antes de forzar la infracción del central como último recurso, sobre Piovi- agregó una inqiuetud que, en rigor, no se trasladó a situaciones de riesgo cerca de Chila Gómez.

A tres fechas de la culminación de la fase de grupos, Racing se consolida arriba en su zona. Marcha a velocidad crucero…

CATEGORIA
COMPARTIR

COMENTARIOS

Wordpress (0)