» Columna de opinión por Gonzalo Cardozo

Correr es amar

Correr es amar

El autopase es un recurso técnico que consta de darse el pase a uno mismo, es decir, efectuar un desplazamiento de balón con la intención de recogerlo para así desbordar al oponente.

Aunque, en realidad, esta definición admite discusiones hoy en día. Y podríamos decir que autopase, para Lisandro López, es un hincha corriendo en búsqueda de la pelota. En búsqueda del gol. En búsqueda de la victoria. O mejor dicho, en búsqueda de un sueño. 

El documento dice 35 pero miente. O tal vez el corazón le juega una buena pasada y carga de energía un cuerpo ya gastado. Retirado, para algunos hace un tiempo. Es el futbolista que llegó a todo y juega como el pibe que no tiene nada. Las lágrimas al entrar al vestuario no mienten. Emoción genuina de alguien que se merece más que nadie salir campeón. Festeja el gol mirando al cielo y es correspondido. Espera un guiño del más allá para lograr la tranquilidad que le daría el título. 

En una nota de Majo Salvador para Carreras Populares, se expresa que hay tres formas de correr: cabeza, corazón y piernas. En las piernas, correr se llama correr; en la cabeza, correr es resistir; y en el corazón, correr es amar. O corrés con los tres, o estás destinado al caos. Lisandro López parece correr con facilidad. Con amor. Las piernas ya no son las de hace 15 años, pero agregó madurez y sapiencia a su repertorio y, sobre todo, corazón. Siendo el goleador del torneo, por momentos aparece de volante y hasta de defensor. A veces no hay que correr más que todos sino mejor que todos. Quién sabe, si se dará finalmente, lo que cantó el plantel en el vestuario: “Que de la mano, de Licha López, todos la vuelta...”.

Publicado el 24/02/2019 Gonzalo Cardozo
Ir hacia arriba »