» Con la ayuda de la gente

Racing y un clima especial

Racing y un clima especial

Racing superó ampliamente a Godoy Cruz en el Cilindro de Avellaneda: lo goleó 3 a 0 con un doblete de Matías Zaracho y un tanto de Lisandro López y volvió a la cima del campeonato.
 
Se vivió un ambiente de fiesta durante la previa en las inmediaciones de Avellaneda. Racing tenía un partido clave y la gente lo sabía. Mucha euforia y esperanza se notaba en los hinchas. Y con esa impronta salió el equipo de Eduardo Coudet a la cancha. Dejando atrás los fantasmas del paso en falso ante River en El Monumental. El técnico apostó nuevamente por Neri Cardozo y le dio crédito a Alexis Soto en el lateral por izquierda, marginando a Iván Pillud al banco de los suplentes. Y no falló. Durante todo el primer tiempo se vio un equipo metido en cuanto a lo mental y a punto en lo futbolístico para dar la talla en un partido más que importante. Y, a pesar de no tener chances claras de gol, durante los primeros minutos del partido Racing sometió a Godoy Cruz. La primera clara apareció en los pies de Renzo Saravia, a los doce minutos del primer tiempo, tras una buena pared con Darío Cvitanich, quién reemplazó a Jonatan Cristaldo en el once titular. Buena respuesta del arquero David Ramírez. Y a los 29 minutos de juego, tras una muy buena habilitación de Cvitanich, legó la siempre precisión de Lisandro López, para definir de zurda y al palo derecho del arquero del Tomba. 1 a 0 y los fantasmas cada vez se alejaban más. Pero Godoy Cruz también llegó con claridad. Un minuto después del gol académico, Santiago García tuvo el empate con un disparo a quemarropa con su pierna derecha que sacó Gabriel Arias a puro reflejo. Y se hizo valer en lo anímico dicha atajada. Dos minutos después, tras un buen centro de Pol Fernández, uno de los abanderados en cuanto al juego académico, Zaracho controló con su pierna derecha y definió entrando al área chica para dejar sin chances al guardameta Ramírez. Ventaja doble y al descanso con mucha tranquilidad.
 
Coudet apostó por los mismos once para comenzar el complemento. Pero internamente dio órdenes de ser más pacientes y no obsesionarse tanto por el ataque. Cuidar más el arco propio. Y así fue que, tras unos primeros minutos cortados de partido, Racing pudo liquidar el encuentro mediante un muy buen contraataque, que comandó Zaracho, quién primero abrió para Cvitanich (que en cada ataque de Racing cantó el presente), este definió al ángulo izquierdo de Ramírez (que respondió muy bien) pero el rebote le cayó nuevamente a Zaracho, quién no perdonó con el arco a su merced. 3 a 0. Y el complementó siguió con la misma tónica: Racing cuidando más el arco propio -y floreándose en el juego- y Godoy Cruz con mucho amor propio intentando descontar en el marcador. "Volvimos a ser Racing", dijo el técnico en conferencia de prensa tras la goleada. Y también volvimos a ser punteros. Ahora que venga Independiente. Porque corazón nos sobra. Y porque el equipo, ante los rivales denominados "grandes", tiene una deuda pendiente. Pero el sábado hay revancha..

Publicado el 18/02/2019 Ezequiel Fernandez
Ir hacia arriba »