» editorial del medio

Racing, de todes

Racing, de todes

Hubo un miércoles a la mañana en Avellaneda que no se pareció a ningún otro miércoles a la mañana en Avellaneda. Porque fue un miércoles a la mañana en que los nenes y las nenas de la salita de cuatro del Jardín de Infantes de Racing Club no pasaron ni un minuto intentando memorizar el abecedario ni reconociendo qué sonidos hacen los animales. No desayunaron galletitas surtidas con chocolatada ni aprendieron cómo se dicen los colores en inglés. Pero sí jugaron, como todas las mañanas. Pero jugaron en otro jardín, uno que es un poco
más grande. Jugaron en la cancha de Racing. En el Cilindro. Donde Lisandro López juega todos los días. 
 
 
Dos maestras fueron las locomotoras de un tren larguísimo de nenes y nenas de cuatro años que a las diez de la mañana ingresó a la sala de prensa del club, primera estación de un recorrido completo por la casa de todos los hinchas de la Academia. Sobre ese escenario, los integrantes del Departamento de Prensa y Comunicación aprovecharon para tomar una serie de fotografías de los visitantes, mientras que éstos jugaban, quizás a ser Chacho Coudet, revoloteando alrededor de la silla y el escritorio donde el entrenador brinda sus habituales conferencias de prensa. Las imágenes, fueron publicadas un par de horas después en la cuenta de Twitter de la institución, con la idea de difundir la bella actividad que se había organizado, y para acompañarlas, eligieron las siguientes palabras:
 
 
“¡Qué lindo es poder recibir a todes en casa! 
Las chichas y los chicos del Colegio de Racing estuvieron de recorrida por el Cilindro. 
¿Qué les van a hablar de amor?”
 
 
El miércoles a la mañana en Avellaneda no se pareció a ningún miércoles a la mañana en Avellaneda y Racing no se pareció a ningún club de fútbol en el mundo. Porque los nenes y las nenas de la salita de cuatro del Jardín de Infantes de Racing Club jugaron en el Cilindro y Racing fue el primer club de fútbol de Argentina en utilizar el lenguaje inclusivo en sus plataformas digitales, así como también fue el primer campeón del mundo y el primer (y único) heptacampeón. Pero a diferencia de otros goles, en este no todos los hinchas se abrazaron. Algunos festejaron, otros  se quejaron. Muchos insultaron. Y un montón se sintieron incómodos, porque pareciera que en la cancha no hay lugar para las “e”. Porque son muy pocos los que leyeron y entendieron (o quisieron entender) a Saussure, lingüista suizo, cuando escribió que la relación entre significados y significantes es inmutable en la sincronía pero mutable en la diacronía, porque el signo cambia cuando avanza. Y porque como nadie puede cambiar ser de Racing, les molesta que Racing cambie. 
 
 
La intolerancia y la violencia volcada sobre el twit tiene una explicación: la controversia que genera combatir al machismo desde un ambiente machista.

Publicado el 15/11/2018
Andar Grande
Ir hacia arriba »