Goleada ante Sarmiento

Goleada ante Sarmiento

Racing dio vuelta la desventaja y cerró una goleada 4-1 ante Sarmiento de Junín, que lo confirma en la punta del Grupo A de la Copa la LPF. Enzo Copetti hizo dos goles, uno Chancalay, de tiro penal, y otro -notable derechazo- de Javier Correa.

Porque la convicción jamás cedió, porque siempre tuvo en claro qué hacer, porque la paciencia jamás fue parsimonia… Por eso Racing terminó goleando 4-1 a Sarmiento en un vendaval durante los últimos 20 minutos del partido cuando la tendencia se afirmaba hacia la dificultad extrema debido a la falta de proporción entre el dominio absoluto y la imposibilidad de concretar esa supremacía en la red.

Hasta que un centro perfecto de Facundo Mura, luego de un enganche de derecha y envío con izquierda, le llegó a Enzo Copetti en lo alto y esa cabeza platinada le dio una comba exacta para que la pelota ingresara con parábola para el 1-1. El equipo, si ya marcaba los tiempos, despejó la urgencia; pero eso no supuso conformidad ni un rebaje en la búsqueda del triunfo. El tiro penal de Tomás Chancalay, reparador para el ejecutante y el equipo, abrió el resto: otro cabezazo de Copetti y un derechazo de Javier Correa que se clavó arriba, una versión al estilo Chango con el otro pie, pusieron orden y progreso.

Racing afrontará situaciones parecidas porque ya impone precauciones ajenas y cuidados extremos. Por eso representa una enseñanza de valor, ya que el 0-1 del primer tiempo fue un anormalidad en el contexto de monopolio de balón. El equipo de Junín se había puesto 1-0 con una maniobra que ni siquiera provino de un ataque nítido, en su única aproximación (una pelota desde la derecha que recorrió el área, cayó en la izquierda del ataque visitante y Brea, con un derechazo, cruzó al palo izquierdo). Racing, con un derechazo de Moreno que Lisandro López rechazó en la línea (el regreso de Licha al Cilindro fue otro pico emotivo), y otro de Hauche que Ayala sacó al córner con esfuerzo, ya en los primeros 45 minutos cuestionaba ese resultado, sobre todo porque sometía con presión alta y eficaz más circulación ancha. Le faltó, sí, más profundidad y precisión en los metros finales. El estreno del VAR jugó en contra, al no conceder un penal -hubo mano de un defensor de Sarmiento, pero la imagen indicó que el centro de Mura antes había salido de los límites- y anular otro (Rapallini marcó la falta por mano, pero en la revisión el juez principal modificó su fallo).

Lo que ocurrió en la segunda parte, un refuerzo de aquellos episodios -Sarmiento se refugió con en los últimos 15 metros, sin astisbos de contra- también constituye una lección: con recursos variados, Racing tiene herramientas para seguir construyendo.

CATEGORIA
COMPARTIR

COMENTARIOS

Wordpress (0)